Dejé los anticonceptivos hormonales pero no quiero quedar embarazada. ¿Ahora qué hago?

Tomar la decisión de dejar los anticonceptivos hormonales puede ser liberador y saludable para muchas de nosotras. Sin embargo, si no deseas quedar embarazada en este momento, es importante que explores otras opciones anticonceptivas disponibles. En este blog, discutiremos algunas alternativas y te daremos consejos para mantener tu salud cíclica y apoyar tu bienestar general.

  1. Elige otra forma de cuidarte:

Es importante recordar que, a pesar de lo que te hayan dicho, los anticonceptivos hormonales no son la única opción para prevenir embarazos. Existen métodos de barrera, como el condón, el diafragma o la capucha cervical, que son efectivos y no contienen hormonas. También puedes considerar la opción de utilizar un dispositivo intrauterino (DIU), ya sea hormonal o de cobre, que te brindará protección a largo plazo. Además, los métodos de reconocimiento de la fertilidad, como el método sintotérmico, pueden ser una opción natural y efectiva si estás dispuesta a monitorear tu ciclo y tus signos de fertilidad. Este último no solo te permitirá gestionar tu fertilidad de forma efectiva, tanto si quieres prevenir como si quieres conseguir una gestación, sino que también te entregará herramientas prácticas para conocerte mejor y conocer el estado de salud en el que se encuentra tu ciclo menstrual.

Evalúa cada opción, considera sus ventajas y desventajas, y elige el método anticonceptivo que mejor se adapte a tus necesidades y preferencias. Recuerda que es importante utilizarlos correctamente.

  1. Recupera tu salud cíclica:

Dejar los anticonceptivos hormonales puede permitirte reconectarte con tu salud cíclica. Para apoyar esta transición y mantener un equilibrio hormonal saludable, puedes partir por prestar atención a los siguientes aspectos:

a. Recuperar nutrientes: El uso prolongado de acos puede agotar nutrientes esenciales en tu cuerpo. Magnesio, Vitaminas del complejo B, Vit C, E, A, Zinc entre otros pueden verse afectados. Si es posible, consulta con una nutricionista especializada en salud hormonal femenina.

b. Apoyar la producción natural de hormonas: Además de la nutrición adecuada, otros factores como la calidad del sueño, la actividad física regular y la gestión del estrés pueden influir en la producción hormonal. Prioriza un sueño reparador, realiza ejercicio y baja el nivel de estrés para ayudar a mantener el equilibrio hormonal.

c. Apoyar tu salud intestinal: El estado de tu microbiota intestinal puede tener un impacto significativo en tu salud hormonal. Consumir alimentos ricos en fibra, prebióticos y probióticos puede ayudar a mantener un intestino saludable y favorecer la absorción adecuada de nutrientes.

d. Apoyar a tu hígado: El hígado desempeña un papel crucial en la regulación de las hormonas sexuales en tu cuerpo. Asegúrate de apoyar la salud de tu hígado evitando el consumo excesivo de alcohol, reduciendo la exposición a toxinas ambientales y manteniendo una alimentación equilibrada y baja en alimentos procesados.

En conclusión, dejar los anticonceptivos hormonales puede abrir la puerta a nuevas formas de cuidarte y comprender tu salud cíclica. Asegúrate de elegir un método anticonceptivo que se adapte a tus necesidades y preferencias y recuerda que la decisión de no utilizar anticonceptivos hormonales no significa que debas renunciar a un control efectivo de la fertilidad. Explora las diferentes opciones disponibles y recuerda que cada cuerpo es único y lo más importante es encontrar el método anticonceptivo que te haga sentir segura y protegida mientras te brinda el control que deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio